multipantalla.com.

multipantalla.com.

Cómo elegir la fuente de alimentación adecuada para tu ordenador

Cómo elegir la fuente de alimentación adecuada para tu ordenador

Introducción

La fuente de alimentación de un ordenador es uno de los componentes más importantes para el correcto funcionamiento de nuestra máquina. Pero, ¿cómo elegir la fuente de alimentación adecuada para nuestro ordenador? ¿Qué aspectos debemos tener en cuenta para hacer la mejor elección? En este artículo, te enseñaremos todo lo que necesitas saber sobre cómo elegir la fuente de alimentación adecuada para tu ordenador.

¿Por qué es importante elegir la fuente de alimentación adecuada?

La fuente de alimentación del ordenador es la encargada de suministrar energía eléctrica a todos los componentes del ordenador. Si elegimos una fuente de alimentación inadecuada, podemos sufrir graves consecuencias en el funcionamiento de nuestro ordenador. Una fuente de alimentación inadecuada puede provocar fallos en el sistema, sobrecalentamiento, inestabilidad en el sistema e incluso, en casos extremos, puede llegar a quemar nuestros componentes.

¿Cuánta energía necesita mi ordenador?

Para elegir la fuente de alimentación adecuada para nuestro ordenador, debemos saber cuánta energía necesita nuestro sistema. Para esto, debemos tener en cuenta los componentes que tenemos instalados en nuestro ordenador, tales como el procesador, la tarjeta gráfica, la memoria RAM, el disco duro, etc. Cada componente de nuestro ordenador necesita una cantidad de energía determinada, por lo que es importante que tengamos en cuenta los requerimientos de cada uno. Podemos consultar los requerimientos energéticos de los componentes en sus fichas técnicas o en las páginas de los fabricantes.

Requerimientos energéticos del procesador

El procesador es uno de los componentes que más energía consume en nuestro ordenador. En la mayoría de los casos, los procesadores más potentes necesitan más energía. Por ejemplo, un procesador Intel Core i9 de novena generación puede necesitar hasta 160 vatios de energía, mientras que un procesador Intel Core i3 puede necesitar solo 65 vatios.

Requerimientos energéticos de la tarjeta gráfica

La tarjeta gráfica es otro componente que necesita una gran cantidad de energía eléctrica. Las tarjetas gráficas más potentes pueden necesitar hasta 300 vatios de energía. Para conocer los requerimientos energéticos de la tarjeta gráfica, podemos consultar la ficha técnica del fabricante o la página web del producto.

Requerimientos energéticos de la memoria RAM

La memoria RAM es un componente que consume muy poca energía, en comparación con otros componentes del ordenador. La mayoría de las memorias RAM consumen menos de 10 vatios de energía.

Requerimientos energéticos del disco duro

El disco duro es otro componente que consume poca energía eléctrica. Un disco duro suele necesitar entre 5 y 10 vatios de energía, dependiendo de su modelo y tamaño.

¿Qué potencia debe tener mi fuente de alimentación?

Una vez que hemos determinado cuánta energía necesita nuestro ordenador, debemos elegir una fuente de alimentación que nos proporcione la energía que necesitamos. La potencia de una fuente de alimentación se mide en vatios (W). Es importante que elijamos una fuente de alimentación que nos proporcione la energía que necesitamos y que además tenga un margen de seguridad para posibles ampliaciones en el futuro. Para calcular la potencia que necesita nuestra fuente de alimentación, debemos sumar los requerimientos de energía de todos los componentes del ordenador. Por ejemplo, si nuestro procesador necesita 160 vatios, nuestra tarjeta gráfica necesita 250 vatios, nuestra memoria RAM necesita 10 vatios y nuestro disco duro necesita 7 vatios, entonces necesitamos una fuente de alimentación de al menos 427 vatios (160 + 250 + 10 + 7 = 427). Es importante que añadamos un margen de seguridad del 20% al 30% para posibles ampliaciones en el futuro. Por lo tanto, en este ejemplo, sería recomendable que elijamos una fuente de alimentación de al menos 550 vatios (427 x 1,3 = 555,1).

¿Qué certificaciones debe tener mi fuente de alimentación?

Además de la potencia, también debemos fijarnos en las certificaciones de la fuente de alimentación. Las certificaciones nos garantizan que la fuente de alimentación cumple con una serie de estándares y que es segura y eficiente. Las certificaciones más importantes son:
  • 80 Plus: Esta certificación garantiza que la fuente de alimentación es eficiente en cuanto al consumo de energía eléctrica. A mayor eficiencia, menor será el consumo de energía y menor será el coste de la factura de la luz.
  • 80 Plus Bronze, Silver, Gold y Platinum: Estas certificaciones son un escalafón superior a la certificación 80 Plus, y se dividen en 4 categorías, Bronze, Silver, Gold y Platinum, en orden ascendente de eficiencia. Por ejemplo, una fuente de alimentación 80 Plus Gold es más eficiente que una 80 Plus Bronze y, por tanto, consumirá menos energía eléctrica y generará menos calor y ruido.
  • PRO: Esta certificación garantiza que la fuente de alimentación es apta para un uso continuado y que cumple con estándares de calidad superiores.

¿Qué cables y conectores debe tener mi fuente de alimentación?

Por último, debemos fijarnos en los cables y conectores que necesita nuestra fuente de alimentación. Es importante que la fuente de alimentación que elijamos tenga todos los conectores necesarios para nuestros componentes. Por ejemplo, si tenemos una tarjeta gráfica que necesita un conector PCI-E de 8 pines, debemos asegurarnos de que nuestra fuente de alimentación tenga ese conector. Además, es recomendable que nuestra fuente de alimentación tenga cables modulares. Esto significa que podemos conectar únicamente los cables que necesitamos, sin necesidad de tener cables sobrantes en nuestro ordenador. Esto nos permite tener un ordenador más limpio y más organizado.

Conclusión

Elegir la fuente de alimentación adecuada para nuestro ordenador es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestra máquina. Debemos tener en cuenta los requerimientos de energía de cada componente de nuestro ordenador, calcular la potencia que necesitamos y añadir un margen de seguridad para futuras ampliaciones. Además, debemos fijarnos en las certificaciones, los cables, y los conectores que necesita nuestra fuente de alimentación. Si seguimos estos consejos, podremos elegir la fuente de alimentación perfecta para nuestro ordenador.